Valentina Blossom


Epidermis en CCPLM
28 abril, 2011, 11:40 am
Filed under: Arte, Panorama

El otro día, Israel me contó que en el Centro Cultural Palacio La Moneda (CCPLM) había una exposición que me iba a encantar. Obediente, partí con cámara de fotos en mano a ver Epidermis: Diseño de pisos y muros y me encantó. Siempre que reviso blogs gringos me asombra la cantidad de materiales y opciones que tienen para el revestimiento de pisos y muros, y me lamento porque acá hay tan poco donde elegir.

Pero después de ver esto quedé con varias ideas dando vueltas en la cabeza. La exposición reúne alfombras (que generalmente no me gustan, pero estas son pequeñas obras de arte), baldosas, stickers decorativos (que debo reconocer que ya me aburrieron completamente) y papeles murales, todos diseñados y producidos por chilenos. ¿Qué tal?

Acá les dejo una muestra de mis favoritos. Ustedes, agenden altiro una visita al CCPLM, para que lo vean y de pasadita pueden aprovechar de tomarse algo en el Café Torres o vitrinear en la tienda de la Fundación Artesanías de Chile (encontré algo ahí también que les mostraré en un próximo post).


Una de mis instalaciones favoritas fue la de Alfombras Cox, que se caracteriza por crear alfombras de 100% lana y que en esta expo se pasó. Los colores, las formas, todo me encanta. Aunque no estaba especificado en la descripción del trabajo de Alfombras Cox, me tinca que una de las gracias es que los hexágonos se pueden armar y desarmar como uno quiera. Podrían ser unos pocos como bajada de cama, o juntar muchos y hacer una alfombra gigante para el living.


Después, casi morí con la de Baldosas Súper. La otra vez ya había escrito sobre ellos en el blog y encontrarme con su trabajo en la expo fue buenísimo. Es bien impresionante ver la cantidad de diseños que tienen y cómo combinan tan armónicamente incluso cuando son completamente distintos. Cuando algún día tengamos la casa propia, juro que pondré de estas baldosas aunque sólo me alcance para un par.


Y el último era el espacio creado por gt_2P y Alfombras Wool. Esos hexágonos que se ven en la pared no tengo idea para qué podrían servir o dónde se podrían poner en una casa, pero me los imagino perfecto en el baño de un restorán ultra modernoso o en algún lugar así.

¿Les tincó? Acá los datos por si quieren ir a darse una vuelta.

EPIDERMIS: Diseño de Pisos y Muros
8 de abril al 30 de junio de 2011, de 09.00 a 19.30 horas.
Galería del Diseño, Centro Cultural Palacio La Moneda.
Metro La Moneda.

Anuncios


Johnny Rockets en Chile
21 febrero, 2011, 1:41 pm
Filed under: Panorama

¡He vuelto! Y esta vez estoy acá para contarles de un lugar muy entretenido donde fuimos a comer hace un par de días: Johnny Rockets. Es una hamburguesería ultra gringa (que tiene sucursales alrededor del mundo) y que hace poco abrió su primer local en Chile. Aunque está un poco lejos, por lo menos para mí (al lado del Portal La Dehesa), en realidad es un imperdible. La gran gracia de este lugar, es su decoración: poner un pie adentro es como haber hecho un viaje en el tiempo directo a los años ’50. Letreros de neón, mini wurlitzers en las mesas, sillas metálicas con cuerina burdeo, una barra con taburetes altos, el piso en blanco y negro… ¡Es como estar en Grease! Acá les dejo algunas fotos para que se lo imaginen.

Y sobre la comida (que obvio que también es importante), sólo puedo decir cosas buenas. Aunque no es un lugar barato como el MacDonalds, tampoco es tan caro. En general las hamburguesas cuestan cerca de $ 6.000 y vienen con papas fritas incluidas y las bebidas se pueden rellenar (por eso son un poco más caras que en un restorán cualquiera). Además, para los vegetarianos, la hamburguesa se puede cambiar por una de soya sin tener que pagar nada extra. Yo me comí la Route 66, que tiene queso chanco y champiñones y cebolla grilladas, ¡exquisita! También hay malteadas (¿ven? si de verdad es como estar en Grease), pero esas no las probamos, porque ya era demasiada comida por un día. Eso sí, hemos escuchado buenísimos comentarios.

Lo más chistoso del lugar es el ambiente. Nosotros nos estacionamos al lado, nos bajamos del auto y empezamos a escuchar música muy fuerte. Miramos y, oh sorpresa, estaba toda la gente que trabaja en Johnny Rockets (mozos y cocineros) haciendo una coreografía buenísima en la mitad del restorán (fanáticos de Friends, ¿se acuerdan del restorán donde trabajaba Monica con unas pechugas gigantes de mentira? Algo así). Y, cada cierto rato, se paraba todo, subían la música y se ponían a bailar mientras todo el mundo aplaudía. Muy entretenido.

Espero que se hayan entusiasmado con Johnny Rockets y le den una oportunidad aunque esté increíblemente lejos. Yo lo pasé muy, muy bien y nos reímos muchísimo con tanto bailoteo. Acá les dejo los datos:

Johnny Rockets

Av. La Dehesa 1201, local 103.
Lo Barnechea, Santiago.
Teléfono: 321 20 29.



Panorama dominguero: Aguas de Ramón
29 noviembre, 2010, 3:07 pm
Filed under: Panorama

Después de ver hace unas semanas en la Revista del Domingo un reportaje al trekking en Aguas de Ramón (La Reina, bien arriba), decidimos ponernos nuestra mejor pinta (not) y partir a la caminata. Debo decir antes de que sea hagan una imagen errada en su cabeza, que mi máxima actividad física consiste en dos clases de yoga a la semana y una subida ocasional al cerro San Cristóbal. Así es que, sí, soy completamente principiante en esto del trekking, no tengo la preparación física y menos el equipo adecuado.

Con todo esto aclarado, debo decir que es un excelente panorama para el fin de semana. Total, completa y absolutamente recomendado. Y eso que en mis años de scout era de las que sufría y se quedaba atrás en todas las caminatas y llegaba mal genio y roja como un tomate (lo mismo corre para las clases de gimnasia en el colegio). Pero esta vez fue distinto (aunque en los primeros 20 minutos pensé que iba a morir y me iban a tener que sacar en camilla): logramos terminar todo el circuito; nos paseamos por paisajes verdes, verdes (que hacían difícil creer que uno estaba en Santiago) y por otros más secos y llenos de espinos; nos mojamos los pies entierrados en un riachuelo; nos sacamos fotos; nos dimos tiempo para parar y comer un rico durazno (¡el primero de la temporada! debí pedir un deseo). Lo pasamos chancho.

En el Parque existen 3 circuitos: uno de un poco más de un kilómetro, otro de 6 kilómetros (que es el que hicimos nosotros) y el más power que es de 17 kilómetros y al parecer es para gente con un poco más de experiencia. Ese dura como 9 horas y llega al Salto de Apoquindo. La entrada cuesta $ 1.500 por persona.

Algunas cosas a considerar:
· Ir lo más temprano posible. El parque abre a las 9 de la mañana y creo que lo mejor es llegar a esa hora. Así, uno se ahorra el calor aturdidor.
· Ir con polera negra, a días de empezar diciembre, es una de las peores decisiones que se pueden tomar. Si es como yo y en las mañanas cuando está recién despertando no es capaz de elegir con inteligencia su vestuario, asegúrese de dejarlo listo la noche anterior. Polera negra, fail.
· El bloqueador es un INFALTABLE. Imposible no quemarse después de las 4 horas de caminata. Mejor aún si se acompaña de un gorrito (da lo mismo si tiene estilo o si se ve bien, allá a nadie le importa).
· Los trekkers son muy amables y se saludan. Así es, sin importar el cansancio, el calor, o la timidez, si te cruzas con alguien, dile ¡hola! y acompáñalo de una sonrisa. Todos lo hacen y pucha que sube el ánimo.
· Lleva harta agua o un Gatorade (o algo así). Da harto calor y se necesita un poco de hidratación. Para los de vejiga pequeña (que no están dispuestos a andar haciendo pipí en cualquier lugar), casi al llegar al final del tramo Los Peumos, hay baño. No desesperéis.
· No importa no tener zapatillas de trekking o el último short North Face. Yo fui con las únicas zapatillas que tengo, que son como para el gimnasio (esas de los cordones discretos que se ven en la foto), y logré completar el camino sin problemas. Es más, en el reportaje que inspiró nuestra caminata, un amigo del periodista fue con zapatillas de lona y lograron completar el circuito más largo.