Valentina Blossom


Tecnología en punto cruz
1 septiembre, 2011, 4:50 pm
Archivado en: Cosas que quiero

Yo no tengo iPhone. Ni 1, ni 2, ni 3, ni 4. Pero si alguno de ustedes es el dueño de un modernísimo iPhone 4, no se puede perder esto que me acabo de encontrar. Probablemente no es noticia para los que leen el blog hace un tiempo que me encantan las cosas bordadas (de hecho estuve a punto de tomar un curso), así que cuando encontré esto a través del blog Hello, Friend, morí un poquito: es una funda para el iPhone que tiene una trama para bordarle lo que uno quiera. Miren.

La carcaza está en varios colores y se puede comprar en el siguiente link, por sólo 18 dólares (y tienen despacho a Chile, yeeei!). Ahora creo que necesito un iPhone 4 con urgencia.



La quiero en mi cocina
7 julio, 2011, 6:57 pm
Archivado en: Cosas que quiero

El otro día fuimos a Ripley del Alto Las Condes (lugar al que en realidad casi nunca voy), en busca de unas entradas que había comprado Israel. Mientras nos dábamos vueltas por todos los pisos buscando el stand donde las entregaban, me encontré con algo que pensé que en Chile no existía: La KitchenAid Mixer. Morí.

Hace tiempo (no me acuerdo cuánto) en el blog de Elsie, A Beautiful Mess, hubo un giveaway en que el gran premio gran era una de esas batidoras. Para mi sorpresa (y como raras veces sucede) el concurso estaba abierto a toooodo el mundo. Ilusionada, participé, pensando que probablemente que una chilena pudiera participar era una señal del destino y que sin duda sería la ganadora. Pero no. Y hasta ahí había llegado mi ilusión de tener una de estas, cuando a lo lejos vi ese corner LLENO de KitchenAid Mixers de todos los colores del mundo. Para que se hagan una idea:

Llena de emoción, me acerqué, las miré, las toqué y las olí (bueno, no las olí ((pero ganas no me faltaron))) y en realidad son perfectas. Todavía no logro decidir si la quiero en celeste o en verde (o en rojo. O en beige). Pero mi ilusión nuevamente se fue al piso cuando le vi la etiqueta con el precio: $ 299.900 (o algo así). Parece que por el momento mi sueño de tener una batidora con todo el estilo de Sophie Dahl tendrá que esperar (¡y yo que hasta estaba pensando qué nombre ponerle!)

*Como podrán imaginarse, ni Ripley ni KitchenAid me pagaron (ni me regalaron una batidora estilosa) por escribir esto. Qué maldad.



Amor a primera vista
11 mayo, 2011, 10:12 am
Archivado en: Cosas que quiero

Ayer después del trabajo fuimos a París porque necesitábamos comprar unas cosas. Como casi siempre, fuimos al de Lyon y entramos por la parte de decoración. De repente, a lo lejos, entre los electrodomésticos vimos algo que nos dejó a los dos alucinando. No estábamos muy seguros si lo que veíamos era realmente lo que pensábamos que era, así es que rápidamente nos acercamos para averiguarlo. ¿Se preguntan qué es lo que hizo que nos desviáramos de nuestro camino y nos quedáramos atontados? Un hervidor. Así de simple. Claro que no era un hervidor como cualquier otro, era uno de cerámica con dibujos de flores en color azul oscuro. ¿No me creen? Acá está*.

La pequeña maravilla es de la marca Thomas y cuesta $ 29.990. Lo estuve buscando para comprar online en las grandes tiendas y no lo encontré (en Falabella al parecer alguna vez estuvo, pero ahora no está disponible). ¿Se tentaron? Nosotros tuvimos que amarrarnos las manos para no comprarlo, pero SIN DUDA será el primero en nuestra lista de novios**.

* Mmm… ahora que lo miro con detención y lo comparo con la foto que hay en Falabella, no estoy muy segura si éste es exactamente el mismo. Me tinca que es la imitación china. Pero bueno, se parece MUCHO.

** Si por esas cosas de la vida, usted lector, va a París a hacer alguna compra y quiere apoyarnos, puede dar nuestro código de novios al pagar en la caja. Anote: 4836022. ¡Gracias!



Banquetas tejidas
8 abril, 2011, 11:18 am
Archivado en: Arte, Cosas que quiero

Leyendo Papernstitch me encontré con unas banquetas increíbles. Me gustan porque son casi como una obra de arte, pero totalmente usables (tal vez no en verano, pero para el invierno están perfectas). Además me encantaron los colores: la mezcla de gris con beige y unos toques de mostaza me gusta mucho, mucho. Y el azul… uff, increíble también.

Estas banquetas son de Claire-Anne O’Brien, una diseñadora textil irlandesa que se ha especializado en tejidos. Yo quiero uno de los trenzados!

Y pasando a otro tema nada que ver, ayer me enteré que no voy a poder hacer el curso de bordado que habían ofrecido en el trabajo, por dos razones: 1. para hacer el curso se necesitaban 10 alumnos y conmigo éramos 2 las interesadas, tanta pena. y 2. al final el curso era de bordado con cintas, que no me gusta nada, nada.

Así es que no me quedará otra que esperar que se avispen y ofrezcan algún curso de the real bordado, con hilo y aguja.



Lindo
6 abril, 2011, 11:39 am
Archivado en: Cosas que quiero

He sido la desaparición. Lo sé. Es que muchas cosas han pasado últimamente y no he tenido un segundo para sentarme a actualizar. Por ahora, vuelvo rápido para mostrarles este collar que me enamoró.

Es de Cursive Design, cuesta 60 dólares y lo encontré vía Oh Joy!



Pajarona
28 marzo, 2011, 11:13 am
Archivado en: Cosas que quiero

Estoy amando este móvil de pájaros de Madeleine Stamer. ¡Pero es tan caro!



Árbol porta libros
10 marzo, 2011, 11:51 am
Archivado en: Cosas que quiero, Inspiración

Otra vez me encontré con algo que jamás tendré y que amé. Y lo comparto igual porque, como todo, sirve para inspirarse. Esta repisa me encanta porque es preciosa y además, tremendamente funcional.

Es del diseñador francés Olivier Dollé y la encontré vía The Style Files.



Sobre ruedas
9 marzo, 2011, 9:45 am
Archivado en: Cosas que quiero

Qué ganas de tener una tarjeta de crédito con cupo ilimitado para poder comprarme estos patines. Increíbles. Juro que me iría patinando al trabajo todos los días.

Cuestan sólo 299 dólares en Urban Outfitters. ¡Una ganga! Not.



Soñando con baldosas
8 marzo, 2011, 11:11 am
Archivado en: Cosas que quiero, Inspiración

Como el departamento donde vivimos ahora no es nuestro, hay muchas cosas que no podemos hacer. Una de ellas, es arreglar los pisos de la cocina y los baños, así es que nos tenemos que conformar con ese piso medio plástico feíto que venía con el departamento. Mi sueño sería poder poner baldosas antiguas, que fueran realmente protagonistas en esos espacios, como las que tienen en Baldosas Córdova o en Baldosas Súper, dos fábricas chilenas que se dedican hace años a crear baldosas de una calidad indiscutible. Y no son de esas feas que venden en el Homecenter o en el Easy, bien brillantes y de colores chillones. No. Éstas siguen la tradición española antigua de las baldosas pintadas, con un acabado mate y con diseños muy distintos: algunos florales, otros geométricos, con guardas o lisas.

A mí me encantan. Además que me gusta que se pueden mezclar con muebles más modernos y quedan bien igual. ¿Se las imaginan? Son las que están en el piso de lugares como el Emporio La Rosa y la Botica Salcobrand (esa farmacia que pusieron en el centro que parece sacada de un libro de historia).

Foto del blog Casa Dulce Hogar

Y si un día están muy aburridos, les recomiendo entrar a la página de Baldosas Córdova y meterse al simulador, que es una tontera, pero se pueden ir probando mil combinaciones de baldosas lisas, con monos, con guardas, de un lado al otro. Para soñar o para empezar a planificar, uno nunca sabe.



Lindo cocinar
24 enero, 2011, 1:36 pm
Archivado en: Cosas que quiero


Estas dos fotos son de la recientemente remodelada cocina de Yvonne Eijkenduijn, estilista, decoradora, fotógrafa y autora de The Yvestown Blog. Desde que vi las fotos, hace un par de días, he estado pensando en esta cocina. ¡Y es que hay tantas cosas que funcionan perfecto! Primero, los muebles blancos con la cubierta de madera: lejos una de mis combinaciones favoritas. El refrigerador celeste también le da mil puntos más a esta cocina, aunque no sé si tendría uno así en mi casa. De hecho me acuerdo que hace un par de años vi uno muy parecido (tal vez un poco más chico) en el Bío Bío y estaba funcionando perfecto, pero la gran duda con este tipo de aparatos tan antiguos es: ¿qué onda con el consumo de energía? Aunque no soy tan verde como me gustaría ser, sí trato de preocuparme por cosas como esa. Creo que tener uno de estos refrigerados antiguos debe ser casi peor que tener la casa llena de ampolletas incandescentes prendidas todo el día. O tal vez no. ¿Alguien sabe?

Pero bueno, me desvié del tema. Recapitulando: mezcla de muebles blancos con cubiertas de madera, tres mil puntos; refrigerador celeste, mil puntos más. Otros mil quinientos puntos para las lámparas, ¿qué onda esa forma+color? La mega ventana luminosa y la chimenea también le dan mil puntos a la cocina, pero el detalle que me mató y que le dio los finales ocho mil puntos, es la mezcla de rojo + celeste: una de mis combinaciones favoritas de la vida, como ya les había contado antes.

Y a ustedes, ¿les gusta? Yo me iría a vivir a esa cocina y dormiría debajo de la mesa-isla. Así tanto me gusta.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.